Desconocida en la Tierra, pero Conocida en el Cielo

Capítulo 3: La Historia de Heart of God Church – El viaje de un Sueño

6 MINUTOS DE LECTURA

La gente habla de comienzos humildes... Para nosotros, fue más como comienzos humillados. No solo no teníamos dinero, sino que también nos faltaba credibilidad. Nadie había oído hablar de Heart of God Church, por lo que tanto los padres cristianos como los no cristianos se mostraron muy escépticos acerca de enviar a sus hijos a nuestra iglesia. Algunos de los niños que se encendieron por Jesús en HOGC querían asistir a nuestros servicios con regularidad, por lo que, naturalmente, los padres se sumergieron profundamente en HOGC. Preguntaron a amigos y familiares que son pastores o líderes de la iglesia. La mayoría nunca había escuchado hablar de nosotros, y los pocos que sí dijeron que éramos un grupo de jóvenes, no una iglesia real. Dijeron que HOGC era más como una gran iglesia para jóvenes, sin mucha profundidad teológica, por lo que tenía el potencial de convertirse en una secta. No ayudó que escuché a uno de nuestros líderes juveniles enseñando la genealogía de Jesús. Con confianza proclamó que el padre de Jesús era José y que el padre de José era Jacob, cuyo padre era Isaac. 🤦‍♂️😩😳 Con razón su Biblia se veía un poco delgada. Convenientemente, había eliminado Éxodo a Malaquías de su Biblia.

Hubo una presión para construir una iglesia más creíble, lo que significa centrarnos más en los adultos y los empresarios. En esencia, vuélvete legítimo... vuélvete convencional y haz lo que otras iglesias estaban haciendo. Pero Dios nos animó a seguir construyendo una iglesia de jóvenes a través de una niña de 14 años.

Conoce a Stephanie.
Cuando tenía cuatro años, su padre la abandonó. El hogar era desordenado y, a menudo, violento, por lo que dedicó toda su energía a que le fuera bien en la escuela. A pesar de obtener excelentes calificaciones y ganar muchos premios en competencias nacionales de atletismo, todavía se sentía vacía por dentro.
Cuando tenía 14 años, en una mañana cualquiera, se despertó y escuchó una voz clara en su corazón que decía: “Ve a Heart of God Church”
Era tan claro que recordó haber pensado para sí misma, ¿Iglesia? ¿Por qué iría a la iglesia? ¡Ni siquiera soy cristiana! Pero no pasa nada, solo búscalo en Google. Para su sorpresa, realmente había una iglesia llamada Heart of God Church. Así que hizo clic en el sitio web.
Próximo choque.
¡Está en Singapur!
Las dudas se convirtieron en curiosidad y ahora la curiosidad se convirtió en un miedo sagrado.
Stephanie, que nunca había ido a la iglesia, nunca oró a Jesús, ni siquiera era cristiana, estaba pensando: ¿Era realmente Dios?
Así que envió un correo electrónico a la iglesia: [email protected]
Nuestro personal respondió. Ella vino al servicio, se convirtió y fue plantada en la iglesia.

Cuando escuché esta historia por primera vez, tuve que comprobar si Stephanie tenía alas ocultas detrás de su espalda. Ella es un regalo del cielo. Un mensaje del cielo: Heart of God Church, desconocida en la tierra, pero conocida en el cielo.
Y sentí que Dios nos estaba hablando a Lia y a mí: “Aunque nadie recomiende a los jóvenes para ir a su iglesia, personalmente les hablaré directamente a los jóvenes para que vayan a HOGC”.

Gracias, Jesús.
Él sabe exactamente cuándo enviar un cuervo para que nos alimente (1 Reyes 17:2-6), cuándo hablar en voz baja y cuándo enviar a una niña de 14 años.

Dios continuó usando a Stephanie para animarnos. También llevó a su hermano menor, Sylvester, a la iglesia. Ambos se encendieron por Jesús y comenzaron a servir en la iglesia.

El joven Sylvester y Stephanie

Nos enteramos que les faltaban las comidas porque no tenían suficiente dinero. Así que los agregamos en el Fondo de Becas y Oportunidades de nuestra igle sia, asegurándonos de que tuvieran dinero de bolsillo y pudieran vivir como adolescentes normales. No tenían un padre que los guiara en las finanzas, así que les enseñé la importancia del ahorro. Durante seis meses, los desafié a que por cada dólar que ahorraran, yo lo igualaría dólar por dólar.

Stephanie se levantó para convertirse en líder en la iglesia y sirvió en muchos ministerios. En la universidad, dirigió a más de 20 jóvenes y realizó una pasantía en la iglesia. Cuando tenía 19 años, fue al funeral de un pariente y vio allí a su padre. La última vez que lo había visto fue cuando tenía cuatro años, pero de alguna manera aún podía reconocerlo. Supongo que los padres fugitivos nunca sabrán el vacío que dejan en sus hijitas.

En ese incómodo momento en que él también la reconoció, los segundos se sintieron como una eternidad.
¿Qué haría él?
¿Qué diría él?
¿Qué tengo yo que hacer?
¿Qué debería yo decir?
Pero quitó su mirada, se dio la vuelta y se alejó.
En ese momento, su corazón se quebrantó... otra vez.
Ser abandonada una vez... tal vez realmente puedas aceptarlo y dar el beneficio de la duda. ¿Pero dos veces?
Esta vez ella tenía a Dios y Su voz le aseguró: “Para ti y tu generación en adelante, será diferente”.

Sylvester y Stephanie ya grandes.

Stephanie es una joven brillante. Continuaría para obtener una pasantía en San Francisco. Lo hizo tan bien que le ofrecieron un puesto de tiempo completo. Para la mayoría de los singapurenses, este es un sueño hecho realidad: recién graduado con un empleo en SF. Pero lo rechazó y volvió a casa para trabajar a tiempo completo en HOGC. Ahora codirige el Departamento de Eventos, dirige a 30 jóvenes y también es nuestra asistente personal.

La historia de Stephanie es solo una de muchas. Hay tantos niños que llegaron de familias quebrantadas, pero Dios los sanó. HOGC les dio una familia espiritual y un hogar. Y han crecido para convertirse en médicos, abogados, banqueros y empresarios. Más importante aún, este ejército de los mejores y más brillantes está sirviendo en la iglesia y construyendo Su Casa. Han crecido y ahora son como los 318 hombres entrenados de Abraham que nacieron en su propia casa (Génesis 14:14). Recientemente, otra joven se unió a nuestro equipo de comunicaciones. Estudió Lingüística en la Universidad de Cambridge. Ella entiende seis idiomas: inglés, mandarín, cantonés, japonés, coreano y español. Ella está traduciendo, escribiendo textos publicitarios para nuestros materiales de Hong Kong y mandarín, y también es intérprete. También contratamos a siete de los mejores desarrolladores de TI, que trabajaban para las principales empresas o el gobierno, para nuestra iglesia en línea.

Cuando las personas ven el ejército de adultos jóvenes brillantes y el calibre de los líderes y el personal jóvenes en HOGC, a menudo comentan que somos muy bendecidos. Solo sonrío y agradezco a Dios. Y mi mente vuelve a la historia de Stephanie. Hubo un tiempo en que HOGC estaba lleno de niños y jóvenes... eran don nadie, abandonados, marginados e insignificantes. Stephanie es solo una historia entre cientos. Cuando era niña, nadie la quería... ni siquiera su propio padre. Ahora todo el mundo la quiere: las principales empresas le ofrecen los mejores salarios. Pero eligió trabajar para HOGC.
¿Cómo sucedió todo esto?
Hace muchos años, en aquellos tiempos humildes de desánimo, falta de credibilidad y de dinero, Dios nos hizo a Lia y a mí una promesa: Ama a las personas que nadie quiere y Dios te dará las personas que todos quieren.

Ama a las personas que nadie quiere y Dios te dará las personas que todos quieren.

Creo que la misma promesa sigue siendo válida hoy para todos y para cualquiera que esté dispuesto a dar su corazón y su vida a los jóvenes.

Registre su interés

Citas compartibles